Seguidores

sábado, 24 de noviembre de 2012

¿ARTURSEVICH?





El Sr. Artur Mas se ha convertido en una suerte de Milosevich catalán. A falta de soluciones, como hacen otros muchos políticos, aporta su dosis de problemas con los que pretende tapar los que no puede solucionar, por su incompetencia o por no coincidir con sus intereses. En esto no se diferencia e muchos otros políticos.
La desesperación de un pueblo, atenazado por la terrible crisis económica, permite medrar a “visionarios” que, como el Sr. Mas aprovecha las carencias de una ciudadanía que sin empleo, desahuciada por los bancos, atiborrada a tasas e impuestos le van a seguir como corderitos al desolladero.
Para enardecer a las masas cambia el discurso político por el bélico, habla de invasión, de sumisión; reescribe la historia para justificar no sé qué derechos y se abstiene de utilizar la religión porque “no toca”. Milosevich le sacó mucho partido al Reino de los Cielos y envió a muchos a sus confines.
La desvergüenza es tanta y la ambición tan grande que todo vale. Vale mentir, vale engañar, vale incluso malversar con el fin de obtener el propio beneficio.
El Sr. Mas llega, incluso, a afirmar que abandonará la política cuando consiga la independencia de Cataluña, en esto tampoco puedo creerle o me limito a intentar interpretarle.
¿Es consciente el Sr. Mas del problema que le ha creado a Cataluña? Y si lo es, considera oportuno retirarse cuando el pueblo llegue al callejón sin salida al que le ha empujado por su locura y retirarse a sus pabellones de invierno a disfrutar de la familia.
Se retirará, lo hará si las cosas no van bien. Ya ha convocado elecciones dos años antes de lo previsto porque no encontraba soluciones y le es más cómodo vivir en los “eternos” primeros cien días de su gobierno.
Quizás se lo piense mejor, como han hecho otros Emperadores y cambie las Leyes para mantenerse en el poder eternamente con un discurso tal como “yo os he traído aquí y soy el único que puedo conduciros de vuelta”. Negocio redondo ¿o no?
En medio de este despropósito nos encontramos con documentación que imputa a su partido político en enjuagues corruptos, escuchamos a la policía declarar que los jueces no persiguen la corrupción política y con precisión navajera y relojera se introduce Suiza en la campaña electoral.
¿Tiene sentido? Parece que sí y ya se verá, pero parece que el pueblo catalán va a darle la mayoría suficiente para conseguir la independencia o eso cree. ¿Y después qué Sr. Mas? ¿Cómo va a lograr toda esa suerte de venturas de hechicero independentista?:

  1. Pleno empleo
  2. Riqueza a raudales, maná independentista
  3. Fin del fracaso escolar, economía sostenible, investigación y desarrollo…
  4. Disminución de las muertes por accidentes de tráfico. ¡ solemne tontería!
  5. ¿Erradicará la caries? ¿Regulará los ciclos de lluvia y sequía? ¿Secará el Mediterráneo para hacerlo peatonal?

Sinceramente Sr. Mas, Vd. como muchos de los políticos que nos toca padecer se merecen un pueblo más crítico, más informado, más responsable y lamentablemente la desesperación les lleva a creer en iluminados como Vd.
Creo que necesitaríamos años de reflexión y no un triste sábado para desenmascarar tanta patraña.

P.D. El lunes nos explicará los ingredientes de su pócima mágica. ¡Cuánto se puede echar de menos a Asterix, bueno a los galos en general! ¿No le parece Sr. Mas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada