Seguidores

sábado, 2 de febrero de 2013

LA GANGRENA POLÍTICA



LA GANGRENA POLÍTICA


Ya no hay remedio, la gangrena ha avanzado y es necesario amputar. Os recomiendo pasar por Wikipedia y leer un poco más de esta terrible emergencia médica.

Gangrena (del latín gangraena, y éste, a su vez, del griego γάγγραινα, [gángraina], que significa 'putrefacción'), es un término en medicina humana y veterinaria que se refiere a la muerte de las células de la piel acompañada de una decoloración característica y pérdida irreversible de este tejido.1

La gangrena política tiene mucho en común con la gangrena médica. Se producen ambas cuando no se realizan los tratamientos adecuados y por una infección brutal y sobrevenida de diversas bacterias y esporas, y en otras ocasiones por falta de riego sanguíneo y por tanto de oxigenación de los tejidos.
Los partidos políticos en España han creado un ambiente viciado, con las ventanas cerradas, sin dejar que entre el aire fresco en forma de jóvenes con vocación política real y se han quedado sin oxígeno. Los políticos profesionales y recalcitrantes han ocupado el tejido de los partidos, han ido infectando los órganos internos evitando que se usen tratamientos que curaran esta terrible enfermedad en sus primeros momentos. Las células del partido se van asfixiando y muriendo una tras otra.
Para las otras gangrenas bacterias o esporas nocivas infiltradas en las filas de los partidos y sus cúpulas fueron minando la salud de los tejidos políticos, mientras otras células sanas miraban hacia otro lado. La gangrena ha ido avanzando y ahora están contaminados todos, los que infectaban y los que ignoraban la infección.
Ahora tenemos colgajos putrefactos de lo que deberían ser instituciones respetables. Esos mismos tejidos podridos son los que gobiernan todo el cuerpo político y además organizan la vida ciudadana, suben impuestos, recortan derechos y a su vez cobran sobresueldos, reciben financiación ilegal, mangonean, roban, malversan, generan redes de estómagos agradecidos en todos los tejidos políticos de la nación y se vanaglorian de unos logros económicos edificados sobre la miseria del pueblo al que han conducido a la pobreza más absoluta.
No hay remedio señores. No hay antibiótico o tratamiento que pueda curar esta situación. La única alternativa es la AMPUTACIÓN. Amputar a estos políticos corruptos y si es necesario a los propios partidos con sus siglas por muchos años e historia que tengan.
Podemos amputar. Independientemente de las resoluciones judiciales y los casos particulares hay que darles una verdadera lección ejemplarizante.
Una solución que marque un hecho histórico en esta España vapuleada y mal gobernada durante tantos siglos.
Los dos grandes partidos y aquellos que gobiernan en coalición, los nacionalistas que extranjerizan el dinero español, los mamporreros (todos saben a quienes me estoy refiriendo)  deben quedarse sin representación parlamentaria, sin escaños que repartir, sin cargos de confianza, sin alcaldías, sin diputaciones, sin nada de nada.
Las próximas elecciones, que espero, sinceramente, que sean anticipadas deben valer para aplicar el bisturí a este despropósito en el que se ha convertido la política española.


P.D. Finalmente si vuelven a gobernar los culpables serán los votantes que después de tanto nauseabundo olor de la gangrena la sigan alimentando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada